Al navegar por esta web acepta la utilización de cookies para publicidad, análisis y personalización
RSS Clinicas Veterinarias Terán >> Noticias
facebook
twitter
youtube
flickr
blog


Noticias


30 de Julio de 2018
TUMORES EN LOS DEDOS: ACTUAR CON RAPIDEZ PUEDE SALVARLE LA VIDA A TU PERRO
Los tumores o masas en los dedos, son relativamente frecuentes en los perros, más en los perros mayores, y siempre hay que acudir al veterinario con prontitud ya que muchos de estos tumores son muy malignos y pueden costarle la vida a corto o medio plazo al animal.

 
 

Los tumores malignos más frecuentes que se dan en los dedos son el carcinoma de células escamosas, el melanoma, el osteosarcoma, y el hemangiopericitoma. De todos ellos, el carcinoma de células escamosas es el más frecuente, suponiendo más del 50% de los casos. Este tumor se origina en las células de la piel pero resulta muy invasivo localmente. Normalmente destruye el hueso y el dedo.

El melanoma es el segundo tumor más frecuente en los dedos, supone un 16% de los casos. Se origina en los melanocitos de la piel que son células que producen un pigmento, la melanina. Los melanomas que afectan al lecho de la uña, son especialmente agresivos y tienden a extenderse rápidamente a otras áreas del organismo. En el momento del diagnóstico de un melanoma digital que afecta al lecho de la uña, un tercio de todos los perros afectados tienen ya metástasis en sus pulmones. Esta es una razón importante para acudir rápido al veterinario si observamos un bulto en alguno de los dedos de nuestro perro. Se trata de llegar a tiempo para evitar que ya tengamos una metástasis.

Los carcinomas de células escamosas son frecuentes en perros de razas grandes y especialmente en aquellos de capa de color negro. Algunas razas tienen una incidencia mayor como el labrador o el caniche.

Signos clínicos:

A veces el motivo de la consulta es haberle visto al perro un bulto en alguno de los dedos de una extremidad. Otras veces el dueño ha notado al perro dolorido de esa extremidad, que no la apoya bien, o con el dedo inflamado  y con cojera más o menos leve.

Cuando los gánglios regionales de la zona están agrandados, esto puede ser debido a que el tumor ya se ha extendido al sistema linfático. En estos casos, se deberá proceder a una punción de los mismos o a una biopsia para descartar su afectación. Cuando el tumor ha llegado a los gánglios de la zona cercana, consideramos que la enfermedad ya está en otro estadío.

Cuando el tumor tiene una apariencia oscura de una masa negra, el diagnóstico más probable será melanoma. Sin embargo, algunos melanomas aparecen como masas no pigmentadas y muy similares, a la vista, a un carcinoma de células escamosas.

Radiografiar los dedos del paciente es muy útil ya que podemos ver si hay invasión del hueso y destrucción del mismo, lo cual es indicativo normalmente de tumor maligno. También nos aconsejarán hacer unos análisis básicos de sangre y una bioquímica sanguínea para comprobar el estado general del paciente y la posible afectación de la función de otros órganos.

Cuando el paciente tiene problemas respiratorios, tos, pérdida de apetito y adelgazamiento, se debe descartar la presencia de una metástasis pulmonar. Las radiografías torácicas o un escáner de tórax son especialmente útiles para distinguir la presencia de nódulos tumorales en el pulmón. Una ecografía de abdomen o un escáner abdominal pueden estar indicados para ver si hay metástasis en algún órgano abdominal.

Tratamiento:

Lo más importante es llegar a tiempo, es decir, llegar antes de que el tumor haya invadido demasiado localmente y sobre todo, antes de la aparición de metástasis. La solución en principio es quirúrgica.

La cirugía puede ser altamente resolutiva, especialmente si se trata de un carcinoma de células escamosas o si se trata de un tumor benigno, que también los hay.  En cambio, en casos de melanoma maligno, se debe estudiar la administración de un tratamiento de quimioterapia después de realizar la cirugía. Con esto lo que pretendemos es  proteger en lo posible al animal de padecer futuras metástasis.

La cirugía consiste en retirar el tumor dejando libres del mismo los márgenes. Frecuentemente se debe retirar quirúrgicamente el dedo entero. La recuperación es rápida ya que desde las primeras horas después de la cirugía el perro está aliviado de la inflamación que tenía asociada al tumor.

 


(C) Clínicas Veterinarias Terán 2011 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal