Al navegar por esta web acepta la utilización de cookies para publicidad, análisis y personalización
RSS Clinicas Veterinarias Terán >> Noticias
facebook
twitter
youtube
flickr
blog


Noticias


28 de Junio de 2017
Mi cachorro se orina y defeca en la casa. ¿Qué puedo hacer para enseñarle buenos hábitos higiénicos?
El método que vamos a explicarle se basa en que a los perros, de forma natural, no les gusta hacer sus necesidades donde duermen.

Este método es muy eficaz si se hace bien, aunque requiere un poco de sacrificio por parte del dueño del animal durante unas cuantas semanas. Es el método de “Entrenamiento por medio del transportín”.

    Inicialmente debemos adquirir un transportín de un tamaño suficiente que permita al animal echarse y dar vueltas sin salir de su cama. Si el animal es cachorro y su tamaño de adulto va a ser muy diferente al que tiene  actualmente, se puede comprar un transportín que le sirva para cuando sea adulto, pero en este caso habrá que reducirle el espacio del mismo lo suficiente como para que sólo pueda dormir, echarse cómodamente y moverse para cambiar de postura. El transportín debe llevar dentro una cama cómoda, seca, limpia y mullida.

    Los primeros días los dedicamos a que el perro relacione el transportín con cosas buenas para él (condicionamiento positivo). Ponemos dentro juguetes para motivar que entre dentro a explorar, alguna golosina, le damos de comer poniéndole la ración de comida siempre dentro del transportín. Los primeros días, dejaremos la puerta del mismo abierta para que el cachorro entre y salga con plena libertad.

    Una vez que el cachorro se ha familiarizado con el transportín y lo ve como un lugar seguro y como parte de sus cosas y de su hábitat, empezaremos a restringir controladamente su estancia en el mismo. Se le dará de comer en él e inmediatamente se le sacará a hacer sus necesidades fuera de la casa. Se le devolverá al transportín y se le sacará cada media hora o dos horas a hacer pis y a defecar. Si hace sus necesidades donde debe, se le elogiará mucho y se le premiará.

    Después se le irá sacando y metiendo en el transportín a intervalos cortos de tiempo, por ejemplo, en cachorros de menos de 4 meses de edad no se les dejará en el interior del transportín más de 4 horas por el día. Por la noche, el cachorro va a necesitar que le saquemos una o dos veces a hacer sus necesidades durante unas cuantas semanas. Progresivamente veremos que el perro va controlando cada vez más tiempo sus esfínteres.

 

 

 

    Lo más importante es ser constante en el aprendizaje durante las primeras semanas y ser sistemático. Lo mejor es que lleves un reloj avisador para que no te despistes con el tiempo transcurrido.

    Otro punto esencial de este método es sacar al perro a hacer sus necesidades en cuanto haya comido, inmediatamente,  pues comer y beber estimula los movimientos del intestino y tras una comida siempre se producirá una deposición.

    Si el cachorro se orina incluso en su propia cama, esto indica que el animal ha vivido probablemente en un medio en el que se ha visto obligado a orinar y defecar donde duerme o bien que el animal tiene alguna patología. En esos casos lo mejor es visitar al veterinario para descartar algún problema que pueda ser la causa de que el animal no pueda cumplir con sus hábitos higiénicos.

    Puedes consultarnos cualquier duda respecto a este tema y también podemos concertar una cita para descartar algún problema de tipo orgánico que pueda ser la causa de este comportamiento indeseable.


(C) Clínicas Veterinarias Terán 2011 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal