Al navegar por esta web acepta la utilización de cookies para publicidad, análisis y personalización
RSS Clinicas Veterinarias Terán >> Noticias
facebook
twitter
youtube
flickr
blog


Noticias


26 de Mayo de 2017
LEIHSMANIA, UN PARÁSITO ALIADO CON UN MOSQUITO
Vamos a profundizar un poco en el conocimiento de una enfermedad que por suerte no es endémica en Asturias pero sí en muchas regiones de España.

La Leishmania es una enfermedad parasitaria producida por un protozoo intracelular con un ciclo bastante complejo y  que básicamente coloniza un tipo de células del sistema inmune llamadas  macrófagos  destruyéndolas y alterando la respuesta de las defensas del organismo.

leishmania infantum en perros

Macrófago (célula de las defensas)  con parásitos dentro.

Esta enfermedad es una zoonosis, es decir, puede contagiarse a los humanos, de hecho España tiene en Madrid el mayor brote de Leishmania humana de Europa registrado y la OMS la cataloga de Enfermedad Tropical Desatendida y la desliga del mundo subdesarrollado y pobreza para situarla ya a nuestras puertas, en los países desarrollados.

Este protozoo se transmite entre individuos mediante la picadura de un flebótomo  o mosquito llamado Lutzomyia longipalpis (díptero volador de 2-3mm de tamaño y color ocre-amarillo).

Lutzomyia longipalpisLutzomyia longipalpis

 

El perro es un reservorio doméstico de esta enfermedad, esto implica que protegerlos adecuadamente  es una pieza clave en el control de la enfermedad a todos los niveles.

Los veterinarios están actualmente muy dedicados al manejo de los factores que determinan la prevalencia de esta enfermedad zoonótica y a la correcta información de los dueños de mascotas, dado que gatos y conejos también pueden ser reservorios, intentando disipar las dudas existentes sobre formas de contagio y tratamiento.

El control de esta enfermedad se basa en diferentes puntos entre los que destacan:

  • Diagnóstico precoz y tratamiento: un 70% de individuos tratados mejoran mucho y se consigue controlar la transmisión con tratamiento y seguimiento adecuados y un 15% de los infectados superan completamente la enfermedad.

  • Conocimiento de hábitos de vida de los flebótomos evitando favorecer su ciclo.

  • Control de prevalencia del flebótomo con repelentes e insecticidas varios tanto en ambiente (insecticidas residuales de superficie),como en los individuos (diferentes tratamientos como pipetas, lociones y collares)

En cuanto al flebótomo y su ciclo,  tiene una época de actividad que en función del clima puede extenderse de marzo a diciembre, busca lugares de temperatura moderada, escasa iluminación, humedad relativa alta y  constante, y elevada concentración de materia orgánica tanto de origen animal como vegetal, en esta descripción coinciden lugares habituales como establos, sótanos, alcantarillas, vertederos, zanjas, madrigueras, jardines, leñeras, charcas, lugares con aguas estancadas….. Tiene actividad crepuscular, es decir, se inicia  tras la puesta de  sol y se alarga a las primeras horas de la noche, siempre que no haya ni lluvia ni viento.

Por ello, es importante evitar los acúmulos de suciedad y materia orgánica y usar  insecticidas residuales de superficie en lugares aptos para la proliferación de este insecto. Así mismo es conveniente  no pasear al caer la noche en lugares con alta prevalencia. Estos son ejemplos de formas de complicarle las cosas a estos pequeños individuos.

En cuanto al diagnóstico precoz, hoy se basa fundamentalmente en análisis de sangre para intentar detectar en el torrente sanguíneo restos del parásito o respuesta inmunitaria específica e inespecífica. Está indicado cuando aparecen síntomas compatibles (de los que hablaremos después), y más en animales que proceden del centro-sur de la península, dónde están las áreas de mayor prevalencia.

Respecto a esto, no debemos dudar en llevar a nuestro perro al veterinario y consultar las dudas, fundamentalmente en caso de sintomatología inespecífica o dermatológica que no responde a los tratamientos habituales.

En cuanto al control directo del flebótomo, en animales se está optando, como mejor opción, por los insecticidas y repelentes tópicos, y los veterinarios y laboratorios ofrecen una gama de productos válidos que debemos conocer.

*** A este respecto, desde Clínicas Veterinarias Terán recomendamos cautela a la hora de comprar cualquier producto no recomendado por un veterinario, de dudosa actuación, ya que además de suponer un coste, muchas veces no va asociado al efecto esperado, por lo que insistimos en acudir  antes a un veterinario para pedir información fiable, dado que es nuestra responsabilidad intentar estar informados de cual es la situación de nuestro perro y de la zona en la que vivimos.

*** Con esta enfermedad, debemos tener en cuenta, que no sólo debemos impedir que nuestro perro se contagie, sino que si ya lo está, debemos poner todos los medios posibles para que nuestro perro no contagie a otros perros, usando  los productos apropiados. En este caso se convierte en una cuestión de ética, siendo éste , otro de los puntos fundamentales a la hora de la contención de la enfermedad que nos compete, ya que no podemos olvidar la importante implicación de ésta enfermedad en la Salud Pública.

La sintomatología  es, al igual que en humana, variada y al principio bastante inespecífica, con la complicación añadida de que en animales raras veces se detecta un punto de inoculación y su reacción macroscópica, lo que en humana es un hecho orientativo.

 


(C) Clínicas Veterinarias Terán 2011 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal