Al navegar por esta web acepta la utilización de cookies para publicidad, análisis y personalización
RSS Clinicas Veterinarias Terán >> Noticias
facebook
twitter
youtube
flickr
blog


Noticias


01 de Febrero de 2017
Tests de los virus felinos FElV/FIV : ¿por qué son importantes y se deben realizar?
Dentro del protocolo vacunal de todos los gatos se debe incluir un paso previo: el test Felv/Fiv. Con este test comprobamos el estado de nuestra mascota frente a dos enfermedades víricas: la leucemia felina (Felv) y la inmunodeficiencia felina (Fiv).

 

 

Antes de explicar brevemente estas enfermedades debemos tener en cuenta:

  • Son enfermedades crónicas.

  • Al estar causadas por un virus no tienen tratamiento específico, sino solo de soporte.

  • Existe un manejo a realizar a largo plazo, si nuestro gato fuerapositivo a alguna de las dos enfermedades.

  • ¡Un resultado positivo no significa que debamos eutanasiar a nuestro gatito, ni mucho menos!

A continuación hablaremos brevemente de ambas enfermedades:

  1. Leucemia felina

El virus de la leucemia felina se transmite por contacto directo y prolongado entre gatos, encontrándose la mayor concentración en la saliva de un animal infectado por lo que hábitos como el acicalamiento mutuo, compartir comedero/bebedero o peleas (mordeduras) son los principales responsables de la infección aunque también puede producirse por contacto con heces u orina contaminadas. También es posible la transmisión entre madre e hijo durante la gestación (a través de la placenta) o la lactancia (a través de la leche materna).

Un gato infectado podrá:

  • Desarrollar diferentes enfermedades ya que su sistema inmune está debilitado lo que les hace más sensibles frente a infecciones.

  • Desarrollar anemia: bien porque el virus infecte la medula ósea o por la destrucción de glóbulos rojos.

  • Desarrollar diferentes formas de leucemia.

  • No desarrollar ninguna enfermedad. En algunos animales, su sistema inmune es capaz de eliminar el virus, es decir, no permanecen infectados de forma permanente.

Como hemos dicho anteriormente, no existe un tratamiento específico frente al virus. Si nuestro animal desarrolla algún síntoma relacionado con el virus deberemos dar un tratamiento de soporte: antibióticos en casos de infecciones secundarias, transfusiones de sangre en anemias graves, quimioterapia en casos de linfoma… de modo que finalmente sean las defensas del animal quienes acaben con él gracias a la ayuda de dichos tratamientos veterinarios de soporte.

El pronóstico depende de la presencia o no de enfermedad. Un gato positivo pero que no presenta ningún signo de enfermedad puede vivir durante años sin desarrollarla. Cuando aparecen síntomas directamente relacionados con el virus, el pronóstico es reservado.

La única forma eficaz de prevenir esta enfermedad es la vacunación anual de nuestro animal para lo cual debemos saber si nuestra mascota es positivo (presenta el virus de la leucemia en su organismo) o negativo antes de iniciar el protocolo vacunal.

  1. Inmunodeficiencia felina

El virus de la inmunodeficiencia se transmite de igual forma que el de la leucemia ya que el virus aparece en la saliva: peleas (mordeduras), contacto cercano, compartir comedero/bebedero... También la madre se lo puede transmitir a los gatitos durante la gestación o a través de la leche materna.

El virus afecta a los glóbulos blancos, células responsables de defender al organismo de bacterias y virus por lo que los animales infectados tienen mas riesgo de sufrir infecciones y tumores.

La mayoría de las veces la enfermedad pasa desapercibida en los primeros meses postinfección. Si nuestra mascota sufre infecciones frecuentemente, problemas bucales, perdida de peso, inapetencia, etc debemos acudir a nuestro veterinario pues puede ser que la causa sea una inmunodeficiencia.

Frente a este virus tampoco existe tratamiento curativo. En un gato infectado, el manejo pasa por la administración de fármacos antivirales, sustancias inmunomoduladoras y antibióticos para controlar las infecciones bacterianas secundarias.
 

 

Test Felv/Fiv:

Como ya hemos dicho, nuestra recomendación es realizar este test a todos los gatos antes de comenzar su protocolo vacunal o si vamos a introducir un nuevo gato en casa para poder tomar las medidas de precaución adecuadas en caso de encontrarnos frente a que uno de los animales es positivo (vacunar frente a la leucemia felina y evitar peleas en el caso de la inmunodeficiencia). Se hace con una gotita de sangre y con un kit que nos da el resultado en unos minutos.

La interpretación del test resulta compleja, de forma que un resultado positivo debe confirmarse posteriormente (bien repitiendo el test o realizando otro tipo de análisis) y ante un resultado negativo en un gato con sintomatología compatible con una de las enfermedades no podemos descartar totalmente una posible infección.

La vacunación básica de los gatos consta de 2 vacunas:

  1. Vacuna trivalente: incluye tres virus: calicivirus felino, virus de la rinotraqueítis viral felina (herpesvirus felino tipo I) y virus de la panleucopenia felina (parvovirus).

  2. Vacuna de la leucemia felina: incluye el virus de la leucemia felina.

Dependiendo del resultado del test, procederemos a aplicar ambas vacunas, sólo una de ellas o ninguna. Nuestros veterinarios te explicarán cada una de las situaciones una vez realizados los tests y lo más conveniente para cada caso.

Debemos tener en cuenta que el propósito de la vacunación es estimular el sistema inmune del animal frente a otras enfermedades. Si el sistema inmune de nuestro gato se ve reducido debido a una enfermedad (leucemia o inmunodeficiencia felina), es posible que no responda como esperamos frente a la vacuna por eso es tan importante realizar el test antes de comenzar el protocolo vacunal.

El manejo de estas enfermedades, como podéis comprobar, no es sencillo y conocer desde los primeros momentos si nuestro gatito es positivo o negativo a estas enfermedades víricas es un paso muy importante.

A modo de resumen decir:

  • Debemos esperar siempre al menos 15 días desde que introducimos a un animal en casa hasta que le realizamos el test FelV/FiV.

  • Siempre que introduzcamos un gato nuevo en casa no debemos dejar que tenga contacto con nuestros otros gatos hasta saber si es positivo o no.

  • Confirmar siempre un resultado positivo en un test. Bien con un test posterior o mediante análisis laboratoriales más complejos.

  • Mejor no vacunar de leucemia sin conocer el estado de nuestro gatito frente a la enfermedad.

  • Proporcionarles una buena alimentación.

Cualquier duda al respecto, los veterinarios estamos a vuestra disposición en cada una de nuestras clínicas.


(C) Clínicas Veterinarias Terán 2011 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal