Protege a tu perro de padecer “la tos de las perreras”

dog-1775522_960_720-jpg_mila-1607_pixabay Es una enfermedad con alta morbilidad, muy contagiosa, en la que el perro y el dueño lo pasan mal por la tos paroxística y persistente, la cual el propietario a menudo confunde con vómitos y con un problema digestivo.

Se denomina comúnmente “tos de las perreras” a una enfermedad canina (no afecta a gatos ni en principio a las personas)  llamada traqueobronquitis infecciosa (inflamación de la traquea y los bronquios).

Es una enfermedad multifactorial, es decir que está causada por varios agentes infecciosos, tanto víricos como bacterias.

Su principal síntoma es una tos seca muy persistente y paroxística, muy irritante y molesta para nuestra mascota (y para el dueño, que siempre nos dice que la tos de su perro no le deja dormir).

El nombre lo recibe porque los lugares donde más posibilidades hay de que la enfermedad se propague, son los centros donde se concentran grandes cantidades de perros (perreras, refugios, o residencias caninas). En ellos es donde más posibilidades hay de que la enfermedad se propague aunque puede afectar a perros individualmente. Es una enfermedad altamente contagiosa, por lo que no debemos pensar que si nuestro perro no se aloja en residencias caninas no está en riesgo ya que cuando salen por la calle o van al parque nuestros peludos entran en contacto con otros muchos animales o con los gérmenes implicados que contaminan el medio.

Los agentes responsables son virus como el adenovirus canino tipo II o el virus de la Parainfluenza y bacterias como Bordetella bronchiseptica y, más raramente, Mycoplasma spp.

 bordetella

Bordetella bronquiséptica spp. del perro, uno de los agentes infecciosos implicados en la enfermedad.

En general no se trata de una enfermedad grave, pero debido a su fácil contagio y a lo molesto que puede resultar para nuestro animal, es muy recomendable su prevención. Para ello lo más efectivo es la vacunación de nuestro cachorro cuando cumple los 6 meses de edad y posteriores revacunaciones anuales.

Junto con la intensa tos seca, podemos observar que nuestro perro expulsa una espuma blanquecina (como una clara de huevo) por la boca, resultado de la expectoración. En estos casos, el dueño suele confundir dicha expectoración con vómitos.

tos

En ocasiones el animal puede presentar apatía e inapetencia por la comida, signos que pueden indicar que nuestro perro presenta hipertermia y la expectoración puede adoptar un color verdoso lo que indica que la infección bacteriana es más fuerte. En animales de menos de 6 meses de edad, los síntomas pueden ser más serios y derivar en una neumonía, circunstancia menos frecuente en los perros adultos.

Si nuestro perro presenta estos signos, debemos llevarle al veterinario para que sea este quien decida qué tratamiento es el necesario. Lo habitual es que una vez iniciado el tratamiento los síntomas remitan en un plazo de 7 – 12 días. Durante este tiempo y hasta una semana después de la desaparición de los síntomas, debemos procurar aislar en la medida de lo posible a nuestro perro, ya que como se ha mencionado antes es una enfermedad muy contagiosa. Los agentes infecciosos se transmiten por las secreciones y la tos.

Por norma general la época en la que esta enfermedad se hace más prevalente entre las mascotas es otoño e invierno, pues el frío puede mermar el sistema inmune de nuestro perro, momento que los virus aprovechan para proliferar haciendo a nuestra mascota más susceptible a una infección bacteriana.

En cuanto a la prevención de la enfermedad, como ya hemos dicho, el método más eficaz es la vacunación. Lo ideal es administrar la primera dosis de vacuna cuando nuestro perro es un cachorro, a los 6 meses de edad, y posteriormente continuar administrando revacunas anuales para así mantener el estado de protección. Existen dos tipos de vacunas en el mercado, una es inyectable y otra se aplica por vía nasal. La vacuna intranasal tiene la ventaja de que es muy rápida en la creación de anticuerpos protectores por parte del perro. Es la indicada cuando queremos dejar en nuestra residencia al perro y no está vacunado. Con ella se sabe que el perro va a tener anticuerpos protectores en unas 72 horas y que le van a durar un año. Anualmente, se debe revacunar al animal para aproximarnos a una protección lo más eficaz posible de la enfermedad.

vacuna-intranasal

                                                Aplicación intranasal de la vacuna contra la traqueobronquitis infecciosa. ¡No duele!

Texto elaborado por el equipo veterinario de Clínicas Terán. Consúltanos cualquier duda, y sobre todo: vacuna anualmente a tu perro contra esta enfermedad. No lo dejes enfermar.

 

 

 

 

 

 

Subscribe / Share

Article by Veterinario

Authors bio is coming up shortly.
Veterinario tagged this post with: , , , , , , , , , , , , , , , , Read 40 articles by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

To use reCAPTCHA you must get an API key from https://www.google.com/recaptcha/admin/create