Lenguas de gato “Mejor lamiendo que mordiendo”

 

Nuestras mascotas son expertas en hacernos la pelota y conseguir  lo que quieren  con unos cariñosos lametones. Vamos a conocer mejor la anatomía y la funcionalidad de la lengua del perro y del gato y cómo hacen uso de ella de diferente manera ambos por ejemplo, para beber.

cat-1196374_960_720

La lengua es un órgano muscular situado en la cavidad bucal que facilita la manipulación del bolo alimenticio en la boca, poniéndolo en contacto con los dientes para su fragmentación y trituración, y que está dotada de papilas gustativas que permiten al animal saborear los alimentos.

Las papilas linguales se clasifican en dos tipos: mecánicas y gustativas. Las primeras están especializadas en agarrar el bolo alimenticio, mientras que las segundas están dotadas de unas estructuras sensoriales especiales, los botones gustativos, que permiten saborear los alimentos.

Gato y perro no tienen la misma estructura anatómica en la lengua. El gato tiene la lengua áspera a diferencia del perro que la tiene lisa.

dogs-1231013_960_720-jpg_rodobby-pixabay

Esto es debido a que las papilas piriformes de la lengua  del gato están queratinizadas mientras que las del  perro no.  El perro las tiene mucho más delicadas, como algunas otras especies, sin queratina, es decir, más blandas y suaves. Por eso, cuando nos lame un perro no notamos ninguna aspereza, mientras que el lamido de un gato “raspa”.

lengua-gato

Observad las diferencias en la superficie de la lengua de un perro (izda) y de un gato (dcha).

Las papilas piriformes del gato están dirigidas caudalmente hacia el fondo de la boca y tienen forma de gancho porque tienen una función mecánica, dirigen hacia atrás la comida para su deglución. Por otro lado, el efecto raspado es importante en el acicalamiento de los felinos. Cuando el gato ingiere accidentalmente un objeto filiforme (como por ejemplo puede ser un hilo), la presencia de estas papilas hace más difícil la expulsión del mismo ya que la lengua lo dirige hacia atrás y hacia el fondo. Otras papilas de la lengua del gato tienen más que ver con el sentido del gusto, son aquellas que tienen botones gustativos, es decir, zonas con terminaciones nerviosas especializadas en apreciar los sabores de los alimentos.

El uso que el perro y el gato hacen de la lengua también varía. De estas diferencias se deriva que el perro desparrama gran cantidad de agua cuando bebe mientras el gato, mucho más delicado, casi no mancha alrededor del recipiente con el líquido de bebida. Esto se debe a que el perro coge agua llevando la lengua hacia atrás formando una cuchar mientras que el gato impregna más bien su lengua del agua moviendo el líquido generando unas ondas en su superficie.

La punta de la lengua del gato se curva ligeramente hasta rozar la superficie del líquido rozándola y es entonces cuando se pliega a toda velocidad arrastrando una buena cantidad de líquido hacia arriba, creando como una columna de líquido desde la superficie a la lengua.

columna-de-leche

Columna de leche que el gato atrapa parcialmente cuando cierra la boca.

La idea de estudiar la mecánica y la hidrodinámica del beber en el gato, se le ocurrió al Dr. Stocker hace tres años, en el MIT, mientras veía beber a su gato Cutta Cutta. Acostumbrado a aplicar la física al mundo biológico, Stocker se preguntó qué problemas hidrodinámicos estaba resolviendo la lengua del gato. Así que consultó a su amigo Pedro Reis, experto en mecánica de fluidos, y se pusieron manos a la obra.

Con filmaciones a cámara lenta lograron saber que el gato puede dar 4 lamidos por segundo, lo cual es una rapidez que el ojo humano es incapaz de seguir con la mirada.

cat-1033650_960_720-jpg_rihaij

Fuente fotografía: Riaij

Enredando, enredando… decidieron comparar la frecuencia de lametones de “Cutta-Cutta” con la de los grandes felinos y concluyeron que la frecuencia depende de la masa del animal. De esta forma, han creado una fórmula que han puesto a prueba y dicen que funciona: la frecuencia de lametón debe ser el peso del animal elevada a 1- 1/6 y multiplicado por 4’6. Los que tengáis calculadora, gato, y tiempo libre, poneos a comprobarlo y nos contáis si la fórmula matemática se ajusta a la realidad o si una vez más, el gato, ese ser tan único y peculiar, va de individual y por libre.

lapping

 

El estudio aparecido en The New York Times con las fotos secuenciales de un gato bebiendo.

 

Enlace: For Cats, a Big Gulp With a Tiny Touch of the Tongue (The New York Times)

Puedes disfrutar viendo a cámara lenta la distinta manera de tomar líquidos de uno y otro de nuestros animales de compañía.

Disfruta con video a cámara lenta de un perro bebiendo, observa su lengua en forma de cuchara:

https://youtu.be/SNG5ZlQVbu8

Disfruta con un video a cámara lenta de gato bebiendo, observa la columna y las ondas que provoca en la superficie del líquido.:

https://youtu.be/BlhaGk0i4Q8

 Texto preparado por el equipo de veterinarios de Terán Clínicas Veterinarias

Subscribe / Share

Article by Veterinario

Authors bio is coming up shortly.
Veterinario tagged this post with: , , , , , , , , , , , , , , , Read 40 articles by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

To use reCAPTCHA you must get an API key from https://www.google.com/recaptcha/admin/create