Glándulas anales

Las glándulas o sacos anales están situadas a ambos lados del ano de perros y gatos. Producen una sustancia similar al aceite o grasa con un olor muy fuerte y característico.

Su secreción, de color amarillento-marronáceo, es empleada por las mascotas para comunicarse, a través de ella sabrán si otro perro o gato tiene miedo o si por el contrario quiere jugar. Además, otra de sus funciones es la lubricación facilitando la deposición.

El tamaño normal de estas glándulas es el de un guisante aproximadamente y su contenido se vacía cuando el animal defeca. Si por alguna circunstancia el vaciado no se produce de manera correcta, puede que nuestro animal sufra una infección de estas glándulas que puede convertirse en un absceso (bultito de pus) o incluso fistulizar (salida del pus hacia la piel). En general los perros son más susceptibles de sufrir problemas relacionados con el vaciado, aunque también es posible verlos en gatos. El estreñimiento crónico es un factor que favorece la aparición de esta patología cuando el animal no defeca cada día regularmente produciéndose  una mayor dificultad del vaciado de las glándulas.

absceso-gladulas-anales

Inflamación de la glándula anal derecha en un perro.

Las causas que pueden producir obstrucción de los sacos anales son varias, incluyendo la propia estructura anatómica del animal, un cambio en la densidad de las secreciones, heces demasiado blandas o demasiado duras sin defecación regular o un incremento en la producción de secreción.

Cuando el problema es la acumulación de secreción en la glándula, hablamos de impactación de los sacos anales. En estos casos el contenido es de aspecto normal pero espeso, y su extracción mediante presión es dificultosa. En estos casos, lo mejor es que vacíe las glándulas un veterinario ya que en presión que se ejerce para vaciarlas podrían romperse.

contenido-glandulas-anales

Contenido, muy abundante en este caso, de unas glándulas anales y localización de las glándulas cercanas al ano.

Si la secreción que obtenemos es purulenta o purulosanguinolento (pus o pus con sangre), nos encontramos ante un absceso. En ocasiones, debido a la infección y a la inflamación la mucosa de la glándula se adelgaza, rompiéndose la pared del saco anal y produciéndose una fístula a través de la cual se drena el contenido (secreción purulenta, con sangre y olor nauseabundo) hacia el exterior. En estos casos se debe acudir inmediatamente al veterinario para instaurar un correcto tratamiento.

Uno de los primeros signos que nos indican que puede que nuestro animal sufra dificultad en el vaciado de los sacos anales es que arrastre el ano contra el suelo, se laman de forma obsesiva la zona o padezcan tenesmo (necesidad continua de defecar pero sin éxito). Algunos animales se muestran apáticos, caminando con la cola hacia abajo o incluso negándose a caminar o a subir al sofá o las escaleras. También pueden mostrarse agresivos cuando intentas palparles la zona debido al dolor que sufren.

prurito-glandulas-anales

Arrastar el culete puede ser un síntoma de problemas en los sacos anales.

Si observas alguno de estos signos debes acudir a tu veterinario para que el experto revise el aspecto de la secreción y valore si es necesaria alguna terapia o si solo es necesario el vaciado de las glándulas. Es posible que este procedimiento sea molesto para el animal, por lo que unas manos profesionales pueden servir de mucha ayuda. Será el veterinario el que en función del aspecto de la secreción paute la frecuencia con la que nuestra mascota necesita que le vacíen las glándulas anales.

En ciertas ocasiones, cuando el tratamiento médico no resulta curativo y el problema recidiva, puede ser necesaria la extirpación de ambos sacos. Este procedimiento se denomina saculectomía y será el veterinario el que considere si es lo que necesita nuestro animal en función de la patología que sufra.

situacion-glandulas-anales

Uno de los diagnósticos diferenciales de la impactación de los sacos anales es el adenoma de las glándulas anales. Se trata de un tumor benigno y es necesaria una biopsia para su confirmación. Entre los signos que podemos observar son la aparición de una masa (como si se tratase de un grano grande) en un saco anal o en sus proximidades. Debes acudir a tu veterinario si ves algo similar en el ano de tu animal de compañía y hacerlo lo antes posible ya que en estos casos, es muy importante extirpar el nódulo cuando aún es muy pequeño sin esperar que crezca. En caso contrario aumentan mucho las posibles complicaciones de la cirugía como pueden ser incontinencia fecal. Asegúrate de que el profesional al que acudes es un veterinario experimentado para que la resolución de estos problemas sea la más sencilla y óptima posible.

 

 

Subscribe / Share

Article by Veterinario

Authors bio is coming up shortly.
Veterinario tagged this post with: , , , , , Read 40 articles by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

To use reCAPTCHA you must get an API key from https://www.google.com/recaptcha/admin/create