Cómo limpiar los oídos de nuestro perro o gato.

dog-548623_1280Todos los perros y gatos se benefician de una limpieza de oídos periódica. Esto es especialmente importante en los animales con orejas caídas y en los que produzcan mucho cerumen. En caso de otitis, esta limpieza de oídos es el paso previo a la administración de la medicación específica.

Antes de explicar como proporcionar a nuestras mascotas una buena higiene del oído es importante conocer sus partes y como funciona. El sentido de oído es uno de los más desarrollados con los que cuenta el perro y el gato, en el caso del primero es capaz de percibir sonidos con una frecuencia mayor al doble a la del ser humano.

El oído se divide en 3 partes principales:

oído externo: tiene como parte fundamental la oreja con el pabellón auricular y el conducto auditivo externo que se extiende hasta el tímpano. El conducto auditivo es el tubo estrecho por el que se conducen las ondas sonoras y vibraciones, está recubierto por glándulas sebáceas y ceruminosas cuyas secreciones tienen como función proteger el conducto y mantener la membrana timpánica húmeda y flexible. Esta zona sufre las consecuencias de una rutina higiénica incorrecta o insuficiente, además de ser susceptible de padecer infecciones que conllevan a rascado y sacudidas de cabeza del animal u otras patologías.

oído medio: comprende el tímpano, los huesecillos del oído (estribo, martillo y yunque) y la ampolla ósea o cavidad timpánica. Esta parte del oído también se ve influido por la higiene del mismo y además de beneficiarse de la misma puede ser susceptible de padecer problemas.

oído interno: está formado por 2 partes en forma de laberintos, el óseo y el membranoso. Ambos se localizan en el hueso temporal del cráneo y son los encargados de transformar estas vibraciones en señales interpretables por el cerebro, a donde son remitidas. En esta parte se encuentran también los órganos del equilibrio que además de cumplir dicha función, mantiene al animal permanentemente informado sobre el alineamiento de su cabeza con respecto al suelo.

Todas y cada una de las partes de las que está compuesto el oído puede ser susceptible de padecer ciertas patologías, siendo más comunes en esta época del año las otitis y la introducción de cuerpos extraños tan molestos como las espigas.

Todos los perros y gatos se benefician de una limpieza de oídos periódica. Esto es especialmente importante y necesario en los animales de orejas caídas y en los que produzcan mucho cerumen. En el caso de otitis, esta limpieza de oídos es el paso previo a la administración de la medicación específica.

No todos los limpiadores son iguales y debe consultar a su veterinario para que pueda aconsejarle en cada caso el producto más adecuado. Los oídos necesitan al menos una limpieza cada 2 semanas, de este modo estaremos cuidando de forma adecuada este órgano tan importante.

A continuación le proporcionaremos una serie de consejos para que puedan realizar una correcta limpieza de oídos a sus mascotas:

– cualquier líquido que se vaya a introducir en el oído, sería preferible que estuviera a una temperatura ambiente pero NO frío, esto puede conseguirse calentándolo unos minutos en un vaso con agua caliente. No es recomendable meterlo directamente en el microondas.

– intente entretenerle con caricias, juegos y premios de modo que resulte una actividad agradable, en la medida de lo posible sería conveniente que otra persona le ayudara para no forzar al animal ni ponerle nervioso, haciéndolo en un lugar elevado para realizar la limpieza de forma adecuada y segura.

– una vez esté controlado el animal y en un lugar cómodo para usted, debe coger la oreja y tirar suavemente hacia arriba para poder localizar la apertura del conducto auditivo. Cuando la visualice, eche un chorrito generoso del limpiador dentro y tire suavemente de la oreja hacia fuera, para que el conducto se “estire” y pueda penetrar el líquido en todas sus partes.

– a continuación haga un masaje suave del oído durante un minuto, durante el cual el perro o gato no debe sacudir la cabeza, dado que lo haría antes de que el limpiador haya disuelto la suciedad.

– tras terminar de masajear puede dejar que el perro sacuda la cabeza cuanto necesite de modo que saldrá el líquido sobrante con la suciedad disuelta.

– limpie suavemente con gasas o pañuelos de papel el exceso de cera y limpiador que queda en los oídos, pero no introduzca nada en el conducto más que el dedo índice envuelto en papel. Los bastoncillos solo hacen que baje la suciedad hacia dentro, y si no tenemos cuidado, además podemos hacerle daño.

– si además de limpiar tiene que administrar alguna otra solución medicada para los oídos, recomendamos separar ambas aplicaciones un mínimo de 2 horas.

– finalmente debe premiar el buen comportamiento jugando con él tras este procedimiento de forma que lo asocie a algo positivo.

La limpieza de oídos además puede ser el momento idóneo para revisar si existe alguna dolencia o anomalía en esta zona. La entrada del conducto auditivo debe tener un color rosa pálido y además debemos tener en cuenta que cuando un oído está sano, no huele mal.

La presencia anómala de cera en esta zona del pabellón, así como un olor desagradable e intenso puede estar indicando de alguna dolencia a este nivel. Del mismo modo la inflamación suele causarles molestias y picores lo que se traducirá en muchas ocasiones con fuertes y/o frecuentes sacudidas de cabeza. Una visita al veterinario en estos casos es lo más adecuado.

Equipo Veterinario Clínicas Terán

Subscribe / Share

Article by Veterinario

Authors bio is coming up shortly.
Veterinario tagged this post with: , , , , , Read 47 articles by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

To use reCAPTCHA you must get an API key from https://www.google.com/recaptcha/admin/create